Star Max

Mes: Junio 2016

Nuestros amantes, para románticos empedernidos

Una comedia romántica, con un cartel de lujo. Nuestros amantes ha llegado a la cartelera para refrescar el verano y arrancar alguna que otra sonrisa soñadora. El reparto ya es una garantía: dos actores de sobra consolidados como Gabino Diego y Eduardo Noriega y dos jóvenes actrices que se han hecho un hueco en el panorama cinematográfico español, como son Amaia Salamanca y Michelle Jenner.

Gran reparto, romanticismo, una buena dosis de humor y los inevitables líos de cualquier comedia de este género y el resultado promete, al menos, entretener. Nuestros amantes narra el particular juego entre un guionista de cine frustrado y una joven un tanto alocada a la que conoce casualmente en una librería-café. ¿Qué tiene en común? Su amor por la lectura, unas vidas muy aburridas…y dos ex.

Irene (Michelle Jenner), que así se llama la protagonista, plantea a Carlos (Eduardo Noriega) cambiar sus vidas, hacerlas un poco más “animadas”, y para ello le propone conocerse mejor y hacer de sus vidas una aventura. Una búsqueda en definitiva de la felicidad perdida en la que solo se marcan una regla: está prohibido enamorarse.

Comienza así una entretenida historia en la que, como no podía ser de otra manera, entran en juego los ex para darle un poco de sal a la relación entre los protagonistas. María (Amaia Salamanca) es la ex de Carlos y Jorge (un Gabino Diego en un simpático papel de galán rompecorazones casi de manual) es el contrario, y nunca mejor dicho, de Irene.

Nuestros amantes es una historia de amor en toda regla, con mucho humor y con un toque de suspense. Una comedia romántica que hará las delicias de los amantes de este género y de los que no, gracias al buen trabajo de los protagonistas, a un guion que engancha y a una cuidada puesta en escena. Una película dirigida por Miguel Ángel Lamata y rodada íntegramente en Aragón.

29 Junio, 2016     0 Comments

Crackovia

En esta época de confrontación entre Cataluña y el resto del Estado, hay un producto televisivo catalán que logra arrancar las sonrisas de todos los espectadores, tanto catalanes como españoles. Hablamos de ‘Crackovia’, el espacio de TV3 que, gracias a Internet y las nuevas tecnologías, ha logrado traspasar las fronteras de la propia Cataluña con su éxito.

A priori, ‘Crackovia’ es un programa cuya complejidad tampoco va más allá del gag fácil. Sin embargo, su magia y su repercusión tal vez residan en el hecho de examinar el pésimo estado del periodismo deportivo en el Estado español. Creado como idea original allá por 2010 por TV3 en colaboración con Minoría Absoluta, ‘Crackovia’ surgió como un spin off del que hoy es su programa hermano en la televisión pública catalana, ‘Polonia’ (este espacio está más centrado en Política y en Sociedad).

El sensacionalismo, la estupidez, los debates pueriles y el fanatismo futbolero más burdo parecen haber apoderado de la información periodística deportiva en nuestro país. Para denunciar con elegancia e ironía y para hacer en realidad una crítica mordaz y graciosa, ‘Crackovia’ se emite cada lunes en TV3.

El formato del programa está basado en una serie de sketchs en los que los actores del espacio dan vida a personajes conocidos, llegando incluso a estar caracterizados mediante una notable labor de caracterización y maquillaje. Así, por ‘Crackovia’ desfilan los imitadores (las voces de la imitación suelen ser muy parecidas a las de la fuente original) de periodistas deportivos como Manolo Lama, Manu Carreño, Pepe Domingo Castaño, Javier Pérez de Rozas o Josep Pedrerol.

Es precisamente la imitación de Pedrerol la que más eco mediático está teniendo, toda vez que el modo esperpéntico en que se reproducen los comentarios del periodista de Atresmedia está cargado de comicidad e ingenio. Otros de los platos fuertes de ‘Crackovia’ son las imitaciones de las estrellas del Barça, la sección Bar Manolos o la jocosa reproducción de las retransmisiones de las carreras de motociclismo que hacen los dobles de Nico Abad y Ángel Nieto.

24 Junio, 2016     0 Comments

Series inolvidables…e interminables

Son casi de la familia, de hecho amenazan con crecer casi a la par que los telespectadores. Hablamos, como no, de los Alcántara. Comenzamos a conocer su historia allá por los años 60 y hoy, 15 años después del inicio de su emisión, andan ya acabando los 80 ¿Llegaremos a verlos en el futuro?

Cuéntame cómo pasó es una de las serie más longevas de la televisión española, pero hay muchas otras que no se han caído de la programación en años y años. Es lo que ocurre con los incombustibles Simpson, 27 temporadas de vida y parece que Burt tiene mecha para rato.

Vamos ahora con series míticas de antaño. Seguro que los más mayores se acuerdan de una perrita de espíritu noble y hermoso pelaje, Lassie, con más de 540 capítulos estuvo en televisión 19 años. Algo menos longeva fue la inolvidable Bonanza, con 14 temporadas y 431 capítulos.

Y una de líos familiares, dinero y poder: Dallas. Serie a la que permaneció enganchada toda una generación de españoles y que narraba las aventuras, y sobre todo desventuras, de los todopoderosos Ewing, ¿Quién con cierta edad no recuerda al malvado JR?

Cambiamos de tercio para hablar de Urgencias, sí, la serie protagonizada por George Clooney. 15 temporadas y 331 capítulos. Su versión española, Hospital Central casi le alcanzó, con 300 capítulos. Y Anatomía de Grey se quedó en poco más de 260.

Y en cuanto a series juveniles, Sensación de vivir se lleva la palma en cuanto a capítulos y popularidad. Esta panda de jóvenes guapos y ricos sobrevivió 10 temporadas y casi 300 capítulos. Y es que la juventud da para mucho.

Acabamos con dos series antiguas, pero deliciosas. Por una lado, Embrujada, que narraba los intentos infructuosos de una simpática bruja por llevar una vida normal. Serie que años más tarde tuvo versión cinematográfica con Nicole Kidman como protagonista y alguna que otra imitación, por lo general bastante pobres. La otra es M.A.S.H, una deliciosa comedia de médicos en medio de un drama como fue la guerra de Corea y que superó los 250 capítulos.

22 Junio, 2016     0 Comments

Los Soprano, una serie redonda

Tal vez no haya una serie de televisión mejor que ‘The Sopranos’. Resulta obvio que esta premisa puede ser objeto de debate y de discusión durante años, siendo una realidad además que cada espectador tiene sus propios gustos y su propio criterio.

tsioprPero lo que nadie puede negar es la calidad del discurso de ‘The Sopranos’, que a finales del pasado siglo se presentó en nuestras vidas merced a la apuesta arriesgada que decidía hacer la cadena estadounidense HBO. Sin duda, ‘The Sopranos’ marcó un antes y un después, abrió camino, marcó en sendero por el que se podía ir. La creación de David Chase exigía al espectador dar un paso más, ya que ahora tenía que empatizar con un protagonista que representaba el mal.

Los matices de Tony Soprano eran increíbles. Por un lado, Tony era capaz de matar sin escrúpulos o de orquestar como Capo di tutti capi de la mafia de New Jersey las más salvajes y villanas tropelías; por otro lado, Soprano sacaba a relucir ciertas luces de la condición humana, sobre todo en su lucha por educar correctamente a sus hijos o en sus confesiones más íntimas y tiernas a la doctora Melfi.

Recogiendo la tradición de las películas de gánster y del cine negro norteamericano, The Sopranos fue capaz de armar una serie de seis temporadas. Aunque el crimen organizado estaba más que presente, eran otras disciplinas intelectuales como la psicología, la filosofía o la antropología las que conseguían acaparar los focos del discurso narrativo.

Para el recuerdo quedarán las sesiones de psicoanálisis entre Melfi y Tony Soprano, o las conversaciones reposadas y jugosas entre los cuatro miembros de la familia Soprano. La complejidad de los personajes era enorme; ahí estaban gente Christopher Moltisanti, Artie Bucco, Ralphie Cifaretto o la propia Carmela Soprano, por citar algunos. The Sopranos nos enseñó cómo personas despiadadas pueden llegar a ser muy frágiles y cómo el maniqueísmo no siempre es certero en su análisis.

19 Junio, 2016     0 Comments

Desidia audiovisual española

Tal vez se pueda hablar de que existe una corriente de desidia audiovisual española en los productos que se emiten en abierto. Televisión Española tiene incluso el atrevimiento de dar un paso atrás, en vez de darlo hacia adelante, con ‘El hombre de tu vida’. Cuando las series de ficción empiezan en todo el mundo a ganarle terreno al cine, nada más y nada menos, en lo que a calidad y discurso narrativo se refiere, en nuestro país la línea continuista e inmovilista es la que manda.

Y es que ‘El hombre de tu vida’, que puede servir como un ejemplo de las pocas ganas que hay en España de hacer las cosas bien y de atraer a públicos exigentes y sensibles, es una serie de ficción con guión cutre y ya repetido hasta la saciedad. La pobre interpretación del humorista José Mota termina por hundir un producto audiovisual que solía hacerse en España en la década de los noventa. ‘El hombre de tu vida’ está a la altura de ‘Ana y los siete’, de ‘cerrajeros Salamanca’, de ‘Las chicas de hoy en día’ o de ‘Médico de familia’.

El tono amable de esta serie de la 1 de Televisión Española es excesivo, por lo que logra llevar al espectador hasta el mismísimo empalago. No obstante, el elenco de actores con el que cuenta esta primera temporada de ‘El hombre de tu vida’ es notable, con interpretaciones muy salvables, aunque es la sobreactuación extrema de Mota lo que termina de desnivelar el apartado interpretativo.

En cuanto al guión de ‘El hombre de tu vida’ poca cosa se puede decir. Algo que se presenta como una comedia no es capaz de arrancar ni una sola risa en todo un capítulo; no hay mayor fracaso para una comedia que ese. La gracia y el ingenio brillan por su ausencia y el tedio y el mal hacer de los guionistas llega a recordar a series tan infaustas como ‘Gym Tony’.

14 Junio, 2016     0 Comments

Estrenos del verano: cine para todos los gustos

El verano no suele ser la mejor época para el cine. Se estrenan películas, por supuesto, pero no suelen ser estrenos de megaproducciones destinados a reventar las taquillas. Sin embargo, el verano es una buena época para disfrutar del Séptimo Arte y también se presentan películas interesantes. Vamos a ver algunos de los estrenos previstos para estos meses de calor.

Llegan las vacaciones escolares y, por supuesto, no podían faltar las películas infantiles. Todos recordamos a Nemo, ese pececillo payaso adorable. Pues bien, este verano a quien buscaremos no será a él, sino a la despistada Dory. Buscando a Dory se estrena coincidiendo con el final de las clases. Días más tarde podremos disfrutar de nuevo con las aventuras de Buzz Lightyear, Woody y el resto de los inolvidables juguetes de Toy Story, en su cuarta entrega.

Para los que busquen un poco de acción, en julio llegará a las carteleras Transformers: The Last Knight, la quinta entrega de la saga que hará las delicias de sus seguidores. Seguimos hablando de ciencia ficción y de una secuela cinematográfica, quienes creyeron que volverían tenían razón, los alienígenas invaden de nuevo la Tierra en Independence Day: contraataque. En esta ocasión los protagonistas son Liam Hemsworth y Jeff Goldblum.

Cambiamos radicalmente de género. Nos vamos a la comedia, que llegará de la mano de Un espía y medio o una nueva versión de los míticos Cazafantasmas.

También regresa Jason Bourne, que ha recuperado la memoria y Bridget Jones lo hará a finales de verano, en el mes de septiembre. Woody Allen aterrizará en agosto con Café Society.

Y para los incondicionales de Jodie Foster y George Clooney, podrán disfrutar del trabajo de ambos en Money Monster. Ella dirige y él protagoniza una historia de suspense en la que la protagonista femenina es, ni más ni menos, que Julia Roberts.

Se presenta, por tanto un verano de cine, de cine para todos los gustos y todas las edades ¡A disfrutar!

12 Junio, 2016     0 Comments