Star Max

Día: 19 junio, 2016

Los Soprano, una serie redonda

Tal vez no haya una serie de televisión mejor que ‘The Sopranos’. Resulta obvio que esta premisa puede ser objeto de debate y de discusión durante años, siendo una realidad además que cada espectador tiene sus propios gustos y su propio criterio.

tsioprPero lo que nadie puede negar es la calidad del discurso de ‘The Sopranos’, que a finales del pasado siglo se presentó en nuestras vidas merced a la apuesta arriesgada que decidía hacer la cadena estadounidense HBO. Sin duda, ‘The Sopranos’ marcó un antes y un después, abrió camino, marcó en sendero por el que se podía ir. La creación de David Chase exigía al espectador dar un paso más, ya que ahora tenía que empatizar con un protagonista que representaba el mal.

Los matices de Tony Soprano eran increíbles. Por un lado, Tony era capaz de matar sin escrúpulos o de orquestar como Capo di tutti capi de la mafia de New Jersey las más salvajes y villanas tropelías; por otro lado, Soprano sacaba a relucir ciertas luces de la condición humana, sobre todo en su lucha por educar correctamente a sus hijos o en sus confesiones más íntimas y tiernas a la doctora Melfi.

Recogiendo la tradición de las películas de gánster y del cine negro norteamericano, The Sopranos fue capaz de armar una serie de seis temporadas. Aunque el crimen organizado estaba más que presente, eran otras disciplinas intelectuales como la psicología, la filosofía o la antropología las que conseguían acaparar los focos del discurso narrativo.

Para el recuerdo quedarán las sesiones de psicoanálisis entre Melfi y Tony Soprano, o las conversaciones reposadas y jugosas entre los cuatro miembros de la familia Soprano. La complejidad de los personajes era enorme; ahí estaban gente Christopher Moltisanti, Artie Bucco, Ralphie Cifaretto o la propia Carmela Soprano, por citar algunos. The Sopranos nos enseñó cómo personas despiadadas pueden llegar a ser muy frágiles y cómo el maniqueísmo no siempre es certero en su análisis.

19 junio, 2016     0 Comments