Star Max

Las Kardashian como mensaje subliminal a la juventud moderna

Written on 22 mayo, 2019   By   in TV

El reality show estadounidense, lazando y transmitido por la cadena de televisión E en el año 2007, originalmente titulado Keeping Up With The Kardashians, llamado en español como las Kardashians, con más de 200 capítulos y más de 10 temporadas, ha causado la alteración del pensamiento egocentrista en la sociedad futura o los jóvenes de ahora. Originalmente es una serie con temática irreal, con enfoques basados en la vida material y artificial de una familia con gran poder en estados unidos.

Permitiendo así la transmisión de la forma y el estilo de vida de la familia Kardashian Jenner, mostrando al público un material un poco superficial sin visiones educativas. El medio televisivo es una manera de entretener y dejar mensajes, algunas veces buenos, otras veces malos, al espectador. Este programa, incita mediante su contenido y su forma de persuasión, una vida “modelo” y soñada, a los jóvenes que empiezan a tener conciencia propia y uso de razón.

Drama en consecuencia a la trama

El objetivo del programa, quizá es demostrar cómo es la realidad de una familia con mucho poder económico, visto desde el punto de vista estético; viéndose involucrados en consecuencia, a escándalos que les permitan entrar en contacto con el mundo famoso. Principalmente, el entorno de las primeras temporadas gira alrededor de la vida de Kim, quien tiene un círculo de amistades que se encuentran en el tope del prestigio, para el mundo de las celebridades, permitiendo así, el renombre y la gran recepción de esta serie televisiva.

Tal parece, que la serie intenta no dramatizar el hecho de una realidad familiar, lo cual contradice la trama de muchos de los episodios, los cuales se ven envueltos en una exacerbación de lo real y resulta ser un tanto dramático a los fines en si del programa.

Estilo de vida superficial y proyección errada

La proyección del reality show producido por la cadena E, creado con la finalidad de estar entre el top del medio del espectáculo, se introduce al pensamiento débil del televidente, causando en él la duda emocional de sentirse bien con su estilo de vida propio, muy pocos observadores de la televisión saben manejar el sentido de equilibrio y el tipo de mensaje que la televisión quiere transmitir mediante sus programas. Hay que saber marcar la distinción entre lo educativo y lo bizarro, por decirlo de algún modo, y así, entrar en nuestra propia introspección y ser críticos de lo absurdo.

Una temática moderna

Con el paso de los años, la invención o el lanzamiento de programas de televisión que se apegan al gusto actual de los espectadores, es cada vez más grande. Saber el trasfondo o el sentido por el cual, cada una de las cosas que vemos en la televisión nos deja una enseñanza, es el verdadero sentido de disfrutar de los distintos programas, que las diversas cadenas de televisión, tienen para nosotros.

Sé un buen crítico de la programación que frecuentas y veras por qué el éxito de ciertos programas, ha perdurado en la historia televisiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *