Star Max

“Pesadilla en la cocina” Chicote en apuros

Written on 20 noviembre, 2016   By   in TV

La TDT nos ha traído grandes programas de televisión con un amplia variedad para todos los gustos, uno de los programas que llamo la atención fue la adaptación española de “Pesadilla en la cocina” estelarizada por el famoso chef español Alberto Chicote, uno de los pioneros en la cocina fusión.

Un programa Interesante, divertido y con acontecimientos que te harán estar pegado a la televisión esperando que este programa nunca termine, pero ¿En qué consiste el programa? La temática es muy sencilla, el chef Chicote visita diferentes restaurantes establecidos en España, prueba la comida, la crítica y después ayuda al restaurante a mejorar su servicio, establecimiento y sobre todo sus alimentos, viéndolo de esta forma parece un programa aburrido, pero que esta explicación no te engañe, la verdad es que es muy divertido ver al chef probar comida y darse cuenta que esta experimentando la peor merienda de su vida, con platillos a medio cocinar, alimentos que no están del todo fresco o incluso que tienen un aspecto no muy agradable.

Cuando se empezó a transmitir este programa en el 2012 causo mucha expectativa debido a que la audiencia no veía posible que Chicote pudiera superar a “El chef Ramsey” quien es el personaje principal del programa estadounidense “Kitchen Nightmares” la versión original del programa, y a opinión de muchos Chicote logro igualar la fuerza y la determinación de Ramsey, gracias a esto el programa ha tenido gran éxito y la cadena televisiva laSexta seguirá transmitiéndolo de manera indefinida.

Si estás pensando en abrir un restaurante o simplemente te gusta la cocina no debes perderte este programa, te apuesto que quedaras sorprendido como el chef Chicote logra convertir restaurantes mediocres, en establecimientos de alta calidad con comida exquisita y un servicio de lujo, ya que conto con grandes profesionales para todas las instalaciones de electricidad. Si la cocina no es lo tuyo simplemente puedes sintonizarlo para divertirte viendo como la gente se da cuenta de que su restaurante se ira a la quiebra por vender comida podrida.

La televisión en nuestra vida

Written on 15 noviembre, 2016   By   in TV

En las últimas décadas se ha convertido en uno de los elementos más importantes en nuestra vida diaria, es más no se puede concebir la idea de un hogar sin una televisión en la sala de estar, pero ¿Cómo nos afecta en nuestra vida diaria?, a pesar de que esta parece una pregunta dura, la verdad es que no lo es, de echo cualquier persona que tiene un aparato electrodoméstico de este tipo debería de preguntárselo por lo menos una vez en la vida.

Para resolver esta pregunta dividiremos la respuesta en dos partes: los aspectos positivos y los aspectos negativos, así podremos visualizar en dos ángulos diferentes cómo influye la tv en nuestro día a día.  Primeramente hablemos de los aspectos positivos, llegó a revolucionar la manera en que nos comunicamos con el mundo, ya que a través de ella podemos recibir información de todo lo que pasa en nuestro planeta, además, nos ayuda a bajar el nivel de estrés después de nuestra jornada laboral, ¿Quién no ha llegado a su casa después de un duro día de trabajo a ver su serie favorita? o ¿Cuántas personas no han llorado viendo su telenovela? la verdad es que logró  revolucionar la manera en que sentimos y percibimos nuestro mundo.

Por otro lado llego la hora de hablar de los aspectos negativos, aunque no nos guste admitirlo la televisión (en algunos casos) nos aleja del mundo real, ofreciéndonos una escapatoria de la vida diaria, esto puede ser benéfico pero todo en exceso es malo y esto puede llegar a afectarnos gravemente ya que según estudios la Universidad de Texas en Austin, ver tv por tiempos prolongados pueden generar sensaciones de soledad, incluso puede llegar a causar depresión.

Ahora ya sabes qué efectos puede causar pasar mucho tiempo viendo tus series favoritas o incluso ver algún partido de la EuroCopa, creo que es tiempo de mirar atrás y reflexionar vigorosamente ¿Cuánto horas paso frente al televisor?

Nuevos favoritos para la Copa America Centenario

Written on   By   in Futbol, TV

La edición de la Copa Oro Centenario 2016 ya está en marcha, la pelota ha empezado a rodar y los resultados han empezado a darse, pero una de las preguntas que los analistas deportivos y a los aficionados siempre les intriga es ¿Quién es el principal favorito a ganar este torneo? Bueno aquí te presentamos los principales favoritos a ganar la edición 100 de este certamen

  1. Argentina

Una selección poderosa con jugadores talentosos de la talla de Lionel Messi, Angel Di Maria y Carlitos Tevez es una de las principales favoritas a ganar pero después de los descalabros de la edición pasada del Mundial y la Copa América suman 23 años sin levantar un título.

  1. Chile

Es el actual campeón de la Copa América y fue quien venció a Argentina en la edición pasada. Uno de sus principales boletos a lograrlo es el mediocampista Arturo Vidal quien tiene unas estadísticas impresionantes, este valioso jugador tiene una precisión de más del 90% en sus pases lo que será de gran ayuda para este torneo.

  1. Colombia

Al igual que Argentina, Colombia cuenta con jugadores de gran calibre que podrían hacerle frente a cualquiera. Juan Guillermo Cuadrado, Carlos Bacca y James Rodríguez serán clave para Colombia

  1. ¿México?

Si, leíste bien, México es considerado uno de los favoritos a levantar la Copa de este año, tal vez no cuente con jugadores de talla mundial como Argentina, Colombia y chile pero le encanta ganar en Estados Unidos. En la Copa Oro de la Concacaf que se celebra en Estados Unidos, México se ha quedado con 7 de las 12 copas que se han disputado. Por otro lado México cuenta con el apoyo de toda su afición ya que en todas las sedes donde se jugaran los partidos hay una gran concentración de mexicanos.

Solo nos queda sentarnos y disfrutar de este magnífico certamen y descubrir quien se llevara la próxima edición de la Copa América Bicentenario.

Se modifica el reglamento FIFA

Written on 2 noviembre, 2016   By   in Futbol, TV

Al pasar de los años el futbol soccer ha sido uno de los deportes más importantes a nivel mundial y desde sus inicios ha sufrido diversas modificaciones en su forma de juego y reglamento, pues este año no fue la excepción, la Fédération Internationale de Football Association, por sus siglas FIFA, anunció que a partir del primero de junio de este año entraron en vigor las nuevas modificaciones al reglamento de este hermoso deporte, las nuevas reglas son las siguientes:

  1. Fueras de juego: Ya no se podrá cobrar fuera de juego si únicamente la mano o el brazo están adelantados.
  1. Inicio de partido: Al inicio del encuentro el balón debe rodar hacia adelante, nunca hacia atrás.
  1. Terreno mixto: Se aprobó que las canchas sean de pasto sintético o natural.
  1. Interrupciones del juego: Si algún miembro del equipo que no se encuentre en los 22 jugadores dentro del campo interrumpe el juego, su equipo será sancionado con un tiro penal en su contra.
  1. Árbitros: Desde que el silbante entra a inspeccionar el campo tiene el derecho a sacar tarjetas rojas por insultos o agresiones.
  1. Faltas: Ya no se puede expulsar a un jugador que cometa una falta en una jugada manifiesta de gol, a menos de que sea una agresión
  1. Sustituciones: Seguirán siendo solo 3 cambios, con la posibilidad de agregar un cuarto cambio cuando se presenten prorrogas.
  1. Duración del encuentro: Se estipula que el tiempo que tarden los jugadores en rehidratarse se agregara al tiempo total.
  1. Penales: Se amonestara al jugador que se frene antes de ejecutar un penal, a su vez se amonestara al portero que se adelante.
  1. Asistencia de video: Los árbitros podrán asistirse en la repetición de la jugada para deliberar fueras de juego, faltas y tarjetas, sin duda la mejor modificación de todas

 

Se espera que este hermoso deporte mejore mucho más con estas nuevas reglas y fomenten el juego limpio.

Los Simpson: la historia interminable

Written on 26 octubre, 2016   By   in TV

Si hay una serie longeva en televisión, son los Simpson. Ya hay una generación que ha crecido con ella, con las peripecias de la familia menos convencional y más disparatada que se pueda imaginar. Una serie de un éxito que tal vez sea imposible de igualar, teniendo en cuenta, además, que se trata de dibujos animados y que ha conseguido enganchar a niños y mayores.

Con casi treinta temporadas y más de 500 capítulos Bart Simpson sigue sin crecer y, lo que es más importante, sin cansar ni aburrir a un público fiel y absolutamente entregado. Pocos son hoy en día los que no conocen los nombres de los miembros de la familia Simpson, de sus particulares vecinos y sus a veces insoportables amigos.

Mucho más que unos simples dibujos animados, y seguramente sea ese el motivo de su enorme éxito. Toda una sátira de la sociedad estadounidense, extrapolable en muchos aspectos a cualquier otro país occidental. Una serie con humor y mucha crítica, a veces despiadada, pero encubierta en peripecias que consiguen arrancar una sonrisa.

Crítica que crece y evoluciona con los tiempos, serie en la que hemos visto reflejados acontecimientos destacados de las últimas décadas y personajes relevantes de cada momento. La serie se ha ido adaptando a los cambios, pero sus personajes no han cambiado, ni en aspecto ni en espíritu.

Con semejante trayectoria, evidentemente, la serie tenía que tener innumerables premios, medio centenar solo si contamos los Emmy y los Annie. La prestigiosa revista Time llegó a decir de ella que era la mejor serie del siglo XX y tiene una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Y son solo algunos de los reconocimientos que han alcanzado los Simpson en sus casi treinta años de existencia.

¿Habrá otros treinta? A este paso seguro que sí y que Bart Simpson consigue jubilar a muchos de sus seguidores hoy jóvenes, mientras que él, por supuesto, no envejece.

Los televisores del futuro, sin programación televisiva

Written on 18 octubre, 2016   By   in TV

Es realmente increíble vivir en esta era y asistir a esta revolución constante, mutable y diaria de las nuevas tecnologías. El líder del movimiento futurista, Filippo Tommaso Marinetti, habría entrado en éxtasis perpetuo sólo con leer las noticias sobre tecnología de cada jornada. Móviles de ultimísima generación, aplicación más propias de ciencia ficción, avances médicos fastuosos…

Las televisiones también se hallan inmersas en esta gran revolución. Compañías como Samsung, Sony, Sharp, Phillips o LG se esmeran sin descanso en hacer televisores de plasma con mejor calidad, con mejores prestaciones, con más servicios, más cercanas al universo de Internet y de los sistemas operativos móviles…

Y en esas estamos, con las nuevas televisiones de super alta definición (UHD o 4K) invadiendo los mercados tecnológicos de todo el planeta. Los televisores cada vez son más perfectos, cada vez están operados por sistemas más complejos –por ejemplo, Android empieza a regir los designios de las pantallas Sony-, cada vez son capaces de integrar más mecanismos de ocio y entretenimiento –un mismo televisor trae ya integrado videojuegos, sistema de llamadas telefónicas, acceso a Internet, acceso a las principales aplicaciones cibernéticas y móviles, etc.-

Sin embargo, el aparato del televisor, concebido para llevar a las casas la programación de las cadenas, se está alejando de su premisa primigenia cada vez más. Sin ir más lejos, en España, durante el pasado año, el consumo de televisión tradicional por parte de los espectadores experimentó un descenso de 11 minutos de media al mes. La tendencia está clara. Los modernísimos televisores que se venden hoy en día en todo el mundo –y los que están por venderse en los próximos lustros- estarán enfocados a un tipo de consumo prácticamente ajeno a la programación de las corporaciones televisivas, que ya no monopolizan el uso de este aparato eléctrico que marcó el siglo veinte.

Si tiene cualquier labor de fontaneria que usted no sabe solventar, en nuestra empresa de servicio urgente.

La magia de ‘Aquí no hay quien viva’

Written on   By   in TV

No hay duda de que ‘Aquí no hay quien viva’ (Antena 3) ha sido una de las mejores series de ficción que ha parido la televisión en España. Emitida entre septiembre de 2003 y julio de 2006, el producto llegó a alcanzar nada más y nada menos que un cuarenta por ciento de cuota de pantalla. Además, fue la serie más vista de la década en nuestro país y sus capítulos estaban semana tras semanas entre los espacios televisivos más vistos, superando incluso a partidos de fútbol de enorme interés mediático.

Fueron cinco temporadas llenas de magia, tal vez esa sea la única pócima del éxito. Los personajes estaban muy bien creados y tenían unas aristas genialmente definidas, lo que daba pie a situaciones de lo más disparatas. Para el recuerdo quedará ya el romance entre Emilio, el portero del bloque de viviendas de Desengaño 21 –la serie se desarrollaba principalmente en el interior de los diferentes pisos de los vecinos-, y Belén, esa treintañera sin futuro y con poca suerte.

Otro de los bastiones de la serie era sin duda Juan Cuesta, el presidente de la comunidad, maestro de escuela serio y pedante cuyos principios quedaban profanados a las primeras de cambio. Juan estaba casado al principio de la serie con Paloma, una mujer de reaños; más tarde fue Isabel ‘La Hierbas’ quien ocupó el lugar de la malograda Paloma. La problemática y atractiva Natalia y el superdotado y gamberro Josemi eran los hijos del matrimonio Cuesta.

El videoclub de Paco era sin duda otro de los focos de humor de la serie, y el lugar mas seguro gracias a los profesionales 24 horas. Allí se reunían especímenes tales como Mariano –padre de Emilio-, Roberto –novio de ‘la pija’, Lucía-, Carlos –pretendiente de Lucía y tipo pueril con poca autoestima- o los hijos de Andrés Guerra, pícaro de la España más corrupta. Al igual que los cerrajeros de urgencias no se pueden olvidar de dar las tarifas a sus clientes, no podemos olvidarnos de la pareja gay que Mauri y Fernando formaban ni de los míticos cotilleos de las tres ancianas. El caso es que ‘Aquí no hay quien viva’, en estos días, se repite en emisoras como Atreseries o Neox con unos datos de audiencia más que notables.

Aprender sociología en televisión con The Wire

Written on 16 octubre, 2016   By   in TV

Muchas son las series de televisión que copan los ratos de ocio de jóvenes y mayores. Desde Estados Unidos, recogiendo el testigo talentoso de la cadena HBO, llegan productos cada vez más sofisticados y de mayor calidad. Para el recuerdo quedarán ya series como Game of Thrones o The Sopranos, auténticas joyas de la que en ocasiones ha sido llamada con desprecio “la caja tonta”.

Pero esa “caja tonta”, la televisión, puede en ocasiones ofrecer grandes lecciones de vida, al alcance de los grandes clásicos de la literatura o del séptimo arte. Como ejemplo, nos centraremos en la serie The Wire, creada y pensada por el gran David Simon. Es cierto que la crítica ensalza, sobre todo, las temporadas 2 y 4, aunque todas en realidad son más que sublimes.

The Wire, en dura pugna con las peripecias de Tony Soprano, tal vez sea la mejor serie de la historia de la televisión. Ocupándonos ahora de su primera temporada, debemos resaltar cómo su visionado puede derivar en una clase magistral de sociología. Los personajes de Wallace y D´Angelo son todo un paradigma de la falta de oportunidades por la que se rige este mundo; ambos intentan salir del contexto en el que les ha tocado vivir –drogas, delincuencia, asesinatos, incultura-, pero sin embargo no logran burlar esa terrible dictadura de las circunstancias.

Por su parte, el detective Jimmy McNulty o el tenient, igual que lo son los fontaneros profesionales de Coslada y Daniels de la empresa de cerrajeria 24 horas representan el intento de romper las normas cuando éstas están más que corrompidas. Ambos quieren ser honestos y se esfuerzan por cambiar las cosas, pero el mundo y la espiral del poder van embebiendo todas sus buenas intenciones. Los dos acaban castigados por intentar hacer el bien, por lo que cada uno comienza la segunda temporada de la serie en su particular infierno; es el precio que hay que pagar en esta sociedad por salirse del redil e intentar cambiar lo que no es justo. Por supuesto, no era justo que los jóvenes del oeste de Baltimore no tuvieran oportunidad de estudiar, de ser libres, de amar… De vivir.